datos_contacto btn_contacto btn_face
Home

La huerta para los más chiquitos

 

La huerta es un excelente recurso para que los niños que viven en grandes centros urbanos como Buenos Aires puedan vivenciar múltiples experiencias acerca del entorno natural y rural, entender las relaciones que tienen con él, y poner en práctica actitudes y hábitos de cuidado y responsabilidad ambiental.

Trabajando la huerta los chicos aprenden sobre las frutas y las verduras y estarán más dispuestos a probar nuevos sabores. Las actividades en la huerta también les brindan a los más chicos un sentimiento de satisfacción y orgullo, especialmente cuando ven crecer y comen las frutas y verduras que ellos mismos cultivaron

Actividades posibles:

  • Pintar macetas

Los chicos pueden pintar su propia maceta de arcilla o de barro. Las macetas de arcilla deben permanecer en agua durante una hora antes de pintarlas con pintura acrílica.

También pueden diseñar y adornar contenedores para plantas con productos reciclados, como potes de yogur, tetrabricks. Recordá que todas las macetas tienen que tener algún agujero en la base para drenar el agua de riego

  • Sembrar

Pueden ayudar a los chicos a plantar una semilla usando la mezcla de tierra para macetas como el compost, utilizando la maceta de arcilla que hicieron. Ellos pueden encargarse de cuidar su propia planta y regarla.

Pueden probar sembrar distintas variedades de plantas para ver las diferencias en el crecimiento.

Siembra paso a paso:

ü  Preparar la tierra para cultivar, que debe ser fértil, liviana y con buena estructura, como el compost. Se puede sembrar en maceta o en el suelo directamente.

ü  Hacer un pequeño pozo en la tierra con una profundidad equivalente al doble del diámetro de la semilla seleccionada

ü  Colocar 2 o 3 semillas por pozo

ü  Cubrir con tierra

ü  Regar suavemente

La elección de los cultivos:

Las plantas más recomendadas para cultivar con los chicos son aquellas que destacan por su sabor (por ejemplo, frutillas), por sus grandes dimensiones (calabazas o zapallos), por sus colores (tomates o zanahorias) o por su rápido crecimiento (rúcula o radicheta).

Otras actividades o propuestas para complementar la huerta:

  • Construcción de un espantapájaros
  • Armar una compostera, destinada a la reducción de los residuos domiciliarios y a la generación de abono para la huerta. Enseñar a los chicos a separar los residuos y que incorporen el hábito de llevar a la compostera los restos orgánicos que corresponden.
  • Armar y decorar carteles para identificar los cultivos. Se pueden utilizar distintos materiales que no se degraden con el agua como cds en desuso, palitos de helado, carteles de plástico.
  • Hay insectos que son buenos ya que ayudan a controlar plagas en la huerta. Un ejemplo es la vaquita de San Antonio. Pueden juntar piedras del jardín y luego pintarla, dibujando por ejemplo al insecto mencionado. La piedra puede ser utilizada como “pisa-papeles” o para decorar la huerta.

 

Publicado por Publicado por Gourmet en Secretos de la huerta     Comentarios No hay comentarios

Publica un comentario