datos_contacto btn_contacto btn_face
Home

La Huerta en Otoño

La huerta en otoño

Temas: 

Cambios que se dan en la huerta al comenzar el otoño, especies que pueden cultivarse, los aliados de la huerta

La llegada del otoño  implica un cambio en la huerta importante. Las horas de exposición solar decrecen, las temperaturas descienden y aumentan las lluvias.

Las plantas que dan fruto empiezan a decaer hasta que a fines de abril y mayo mueren. El tomate es especialmente sensible al cambio de estación y a esto se le suma que al ponerse débil es más fácilmente atacada por pestes como ser la arañuela o el oídio. Otras plantas como el morrón o la berenjena pueden resistir por más tiempo y si se encuentran en un lugar protegido de las heladas podrían sobrevivir el invierno.

El comienzo del otoño nos invita también a volver a fertilizar los suelos donde en el verano hubieron plantas de fruto que tienen una alta exigencia en nutrientes como ser el nitrógeno. Si se posee una compostera, lo ideal es reponer nutrientes con el compost maduro incorporándolo a la tierra  removiendo la misma superficialmente con una pala.  Si no se posee compost se puede comprar en viveros humus de lombriz en forma de tierra o líquido y  compost ( es diferente que el casero ya que consiste en una mezcla de tierras a las cuales se le agregan restos de estiércol).

Otra forma de reponer nutrientes es realizar una correcta rotación de cultivo. La misma consiste en plantar especies que repongan el nitrógeno  perdido. Las especies que cumplen esta función son las habas, las arvejas.

 

Especies que pueden cultivarse a partir de otoño:

Lechugas, repollos, puerro, cebolla de verdeo, repollito, rúcula, rabanito, coliflor, brócoli, espinaca, hinojo, radicheta.

Cultivo de leguminosas:

Son ricos en proteinas, fibras, vitaminas, calcio y hierro. A esta familia pertenecen las habas, las arvejas, la soja y los porotos etc.

 

Las Habas y arvejas :

Es ideal comenzar a sembrarlas a comienzos de otoño y hasta principios de invierno. Se siembran a una profundidad de  3 cm aproximadamente a una distancia de 30 cm entre planta y planta. Deben tutorarse por el peso de las vainas y para aprovechar mejor el espacio. Los frutos pueden cosecharse a partir de septiembre cuando las vainas están verdes y de tamaño moderado para que estén dulces. Las habas se pueden consumir en ensaladas.

 

Coliflor:

pertenece a la familia de las coles o crucíferas. Pueden sembrarse de almácigo o en el lugar definitivo a fines del verano para ser transplantado al lugar definitivo veinte días después. La distancia entre cada planta debe ser de aproximadamente 40 cm. El cultivo dura aproximadamente 4 a 5 meses por lo que si se comenzó la siembra en marzo, se podrá cosechar la flor a fin de julio. La flor puede someterse a un proceso de blanqueo para que la flor sea más tierna. Para lograr esto se deben quebrar algunas hojas de los costados para que le den sombra.

 

Brócoli:

Pertenece a la misma familia que el coliflor y que el repollo. Posee grandes propiedades nutritivas y puede consumirse tanto la flor como el tallo, crudo en ensaladas y cocido para preparar tartas o saltearlo junto a otras verduras. Puede empezar a sembrarse entre febrero y abril. Tanto en almácigo como en el lugar definitivo. La profundidad de siembra es de medio centímetro. Se cosecha luego de 4 meses aproximadamente cuando la flor todavía no se abrió.

 

Los sapos: aliados de la huerta:

Los feos sapitos que vemos en el jardín cuando anochece son nuestros aliados en la huerta, especialmente si se realiza en suelo. Ellos comen variedades de insectos como ser los mosquitos y los caracoles y babosas que tanto afectan nuestras plantas.  Otros aliados de la huerta son las arañas, los alguaciles y la avispas.

 

Publicado por Publicado por Gourmet en Cultivos de la huerta, Otros, Paso a paso, Secretos de la huerta     Comentarios No hay comentarios

Publica un comentario

Current day month ye@r *